slide

flash

domingo, 25 de octubre de 2009

Escepticismo

ESCEPTICISMO


El escepticismo metódico; una figura importante como René Descartes nos dejó una forma de conocer mejor las cosas en su obra ``Discurso del método´´ , pues nos enseña a dudar a de las conocimientos que nos puedan dar, esto no significa que rechacemos el conocimiento que nos llegar a nosotros, sino como una posición escéptica, pero escéptica como un enfoque que toma a las afirmaciones como algo provisional. Es la aplicación de la razón a cualquier idea y a todas ellas -no se permiten las vacas sagradas. En otras palabras, el escepticismo es un método, no una posición. Idealmente, los escépticos no comienzan una investigación cerrándose a la posibilidad de que un fenómeno pueda ser real o que una aseveración pueda ser verdadera. Cuando decimos que somos "escépticos", queremos decir que necesitamos ver pruebas convincentes antes de creer. Cuando oímos una aseveración insólita, decimos "qué bien; ahora demuéstralo".

El escepticismo tiene una larga tradición histórica que se remonta a la antigua Grecia, cuando Sócrates afirmó: "sólo sé que no sé nada". Pero esta posición sola se podría decir que es estéril e improductiva, y prácticamente nadie la mantiene. Si uno es escéptico respecto a todo, tendría que ser escéptico respecto a su propio escepticismo. El escepticismo moderno se encuentra incorporado en el método científico, que requiere la recolección de datos para formular explicaciones naturalistas y verificables de los fenómenos naturales. Una afirmación se convierte en un hecho cuando está confirmada a tal grado que es razonable aceptarlo temporalmente. Pero en ciencia todos los hechos son provisionales y están sujetos a cambios, y por tanto el escepticismo es un método que conduce a conclusiones provisionales. la percepción extrasensorial y el creacionismo, se han sometido a prueba (y han fallado) con la suficiente frecuencia como para que podamos concluir provisionalmente que no son válidos. Otras, como la hipnosis, el origen del lenguaje y los agujeros negros, se han sometido a prueba pero los resultados no son concluyentes, así que debemos continuar formulando y probando hipótesis y teorías hasta que alcancemos una conclusión provisional. La clave del escepticismo sería aplicar continuamente los métodos de la ciencia, para circular en el terreno de la ignorancia que median entre el escepticismo de "no saber nada" y la credulidad de "todo vale". Hace más de cuatro siglos René Descartes, luego de una de las depuraciones escépticas más completas en la historia del intelecto, concluyó que sabía una cosa con seguridad: cogito ergo sum -pienso, por tanto existo. Pero tal vez la evolución nos diseñó para funcionar al revés. Los humanos evolucionaron para ser animales que buscan patrones e infieren causas, moldeados por la naturaleza para encontrar relaciones significativas en el mundo. Quienes eran mejores para ello lo dejaron más dispuesto para descender y nosotros somos sus descendientes. En otras palabras, ser humano es pensar. Para parafrasear a Descartes: sum ergo cogito -existo, por tanto, pienso.

La Sociedad de Escépticos investigan las afirmaciones hechas por científicos, historiadores y figuras controvertidas sobre una amplia variedad de teorías y conjeturas que incluyen (pero no se limitan a) evolución, creacionismo, etc.

En lo que se refiere a las afirmaciones, hipótesis, teorías e ideologías examinadas por la Sociedad de Escépticos, la organización adopta el punto de vista de Baruch Spinoza, el filósofo holandés del siglo XVII dice: "He hecho un esfuerzo incesante para no ridiculizar, no lamentarme, no escarnecer las acciones humanas, sino para entenderlas´´.

En lo referente a su procedimiento para examinar todas las afirmaciones, la Sociedad de Escépticos usa el método científico, desarrollado originalmente en los siglos XVI y XVII. Al tiempo que reconoce las limitaciones e influencias socioculturales de la ciencia, la sociedad adopta la filosofía de Albert Einstein, dice: "Toda nuestra ciencia, comparada con la realidad, es primitiva e infantil -y sin embargo, es lo más valioso que tenemos".

Bueno, ante esto y para concluir, no quedaría más que decir que no hay que orientarse hacia la imposibilidad de todo conocimiento o hacia, la imposibilidad de un conocimiento determinado.



Atentamente:

RAMSES, ANTAY QUISPE



Libros de apoyo:

1. René, Descartes (1996), Discurso del método, Edición Mantaro. Perú

2. Marías, Julián (1963), Historia de la filosofía, 16 Edición Manual de Revistas de Occidente. Madrid.

3. Grupo Editorial Océano (1989), Diccionario Océano Uno, Ediciones Océano S.A. Barcelona, España








No hay comentarios: